Vivencias de 2016

Vivencias de 2016

Se va 2016 y, como no me gusta mucho hacer balance, he decidido recordar sólo las cosas buenas que he vivido este año.

¿Qué preciosas vivencias os ha regalado a vosotros 2016?

Entre otras cosas… yo he descubierto este año que, por poco que me guste reconocerlo, la Navidad tiene algo mágico.

Cuando mis hijos eran pequeños me emocionaba en las fiestas de sus colegios. Me caía encima la sensación de que cerraba un año. Y me daba hasta rabia esa ñoñería de verme lagrimosa en sus fiestas mientras reventaban villancicos disfrazados de estrella o de árbol, mucho más el año que tuve esa misma sensación con un disfraz de reno del que ya os hablé y que podéis recordar pinchando AQUI

Este diciembre pensé que por fin me había librado de esa extraña emoción que aúna ternura y ganas de llorar. Me equivocaba.

Mi hijo de dieciséis años me iba a sorprender pidiéndome que le comprara ingredientes para hacer una tarta de manzana.

www.milesdetextos.com COCINERA

– ¿Para qué? –me puse en guardia. Durante este mes suelo tener mucho lío.

– Vamos a hacer una fiesta en clase.

– ¡Pues compra algo! –traté de defenderme de una tarde de “Mamá, ¿qué le pongo?-¿Cuánto tiempo?-¿Cómo lo bato?” Y que suele terminar con un “¿Pero esto no lo ibas a hacer tú?????”

– Tiene que ser algo hecho por cada uno.

– ¿Y se puede saber cuántos vais a llevar una tarta?

Esta fue la pregunta fatídica.

– Sólo cinco –contestó.

– ¿Y por qué eres uno de los elegidos? ¿Qué van a llevar los demás? –Esto último, he de reconocerlo, lo pronuncié con cierto retintín.

– Se jubila la cocinera del comedor –me dijo serio–. Los de mi grupo le tenemos mucho cariño. Es muy buena persona. Ya sabes que a la hora de comer a veces tengo ensayos –me explicó-, cuando llegamos tarde a comer… nos guarda la comida para que no nos quedemos sin lo que nos gusta. Y si se acaban los postres… nos hace nuevos. En enero ya no estará y pensamos en hacerle un regalo.

Yo todavía no le entendía bien:

– ¿Y qué le vais a comprar?

– Nada –me dijo–. Vamos a preparar lo más rico que se come en nuestras casas y se lo vamos a llevar al cole. Es nuestro modo de decirle que no la vamos a olvidar.

Antes de darme cuenta estaba con los ojos llenos de lágrimas y enredada en la mejor tarta de manzana que hemos hecho nunca.

Cinco chicos de dieciséis años iban a pasar la última tarde, ya libre, antes de recibir las vacaciones… ¡cocinando!

¡Que hay una magia, os lo digo! Y que yo no me libro de llorar con las fiestas de los colegios en Navidad.

A ver el año que viene ;-)

 

 


men�ame meneame

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

* Copy This Password *

* Type Or Paste Password Here *

3.741 Spam Comments Blocked so far by Spam Free Wordpress

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>