Posts Tagged "Irene ya no teme al lobo"

Irene… ¡no puede!!!

Irene… ¡no puede!!!

No sé vosotros pero, cuando era pequeña,  odiaba ir al colegio. Si mi madre lee este post… y es probable que lo haga porque, como buena madre, suele seguir lo que publico… se reirá.

Todas las mañanas me levantaba de la cama con un dolor.

Solía ser bastante creativa:

-          No puedo ir, mamá – le decía – me duele una rodilla y no puedo andar.

-          No puedo desayunar, mamá, tengo… ¡como una pelota en la tripa! No tengo hambre.

Con el tiempo… mi madre, y su paciencia, desarrollaron una técnica que me daba mucha rabia, pero terminaba haciéndome reír y, lo que era más difícil, caminar hacia el colegio.  Mi madre entraba en mi cuarto, a despertarme, con una pregunta en la boca: ¿Qué te duele hoy?

Al principio me daba mucha rabia pero, contestase lo que contestase, y fuese lo creativa que fuese mi dolencia, ella enseguida empezaba a jugar: Entonces… te duele la espalda pero… ¿te duele la boca?

-          ¡NO! – contestaba yo, un poco mosqueada.

-          ¿Y el pelo? – insistía ella.

-          ¡Tampoco!

-          ¡Genial!  –  me animaba, y yo… entraba al juego de contestar  qué “no me dolía”  hasta cruzar el umbral del colegio.

Para esos niños que no quieren (pueden ;-) ) ir al colegio… os recomendamos: “Irene no puede”. Un cuento perfecto para ayudarles.

Con ilustraciones de Marina Seoane y textos de Mati G. Domínguez, este álbum ilustrado de tapa dura, recopila dos cuentos: “IRENE no puede” e “Irene ya no teme al lobo”.

Este cuento pretende que los alumnos que empiezan a ir al colegio por primera vez se adapten de una manera más fácil a este periodo, que a veces se hace un poquito difícil. Para ello, la colaboración entre escuela y familia es fundamental.

Tengo la obligación de recordaros que cuando un niño no quiere ir al colegio conviene intentar descubrir qué está pasando. Con cariño, y sin castigos, nuestra obligación es ayudarles a aceptar, y disfrutar, su escolaridad; no sólo para que estén contentos, sino con el fin de evitar un futuro fracaso escolar.

Si quieres hojear el cuento, pincha sobre las imágenes o sobre nuestro avión de papel.

Leer mas