Posts Tagged "educación"

La tacita del príncipe Juan

La tacita del príncipe Juan

Cuenta la leyenda que había un rey completamente obsesionado con el arte y la belleza. Encargaba que le trajeran de todos los rincones del globo las piezas más extraordinarias. Con el tiempo, su colección se convirtió en una de las maravillas del mundo.

De entre todas los objetos que atesoraba, su favorito era un cuenco de porcelana en el que bebía siempre. Lo había cocido un artesano de China que había dedicado la vida entera a descubrir el secreto de los esmaltes.

La pieza era fina y suave como la seda, los colores que adornaban su filo eran brillantes como un día de sol y tenía unos adornos de oro que hacían las veces de asas. El rey cuidaba aquel objeto como su mayor tesoro.

Cuando nació el príncipe Juan el rey decidió que, en cuanto su hijo dejase de mamar, el pequeño sólo comería y bebería en ese recipiente. Y el día en que el pequeño cumplió su primer año, el rey se dispuso a disfrutar del espectáculo de verle comer en su cuenco por primera vez.

Estaba casi acabando la comida cuando, en un descuido, el pequeño le dio un manotazo al cuenco que estalló contra el suelo. Se había roto en unos cuantos pedazos. El pequeño no se asustó, pero el rey no podía controlar su disgusto y se puso a chillar desaforadamente. El príncipe, que no entendía nada, se reía a carcajadas mientras su padre mandaba recoger con cuidado todas las piezas y buscar al hombre que lo había fabricado para que lo arreglase.

Taza MDT-www.milesdetextos.com

El día que sus emisarios regresaron del largo viaje y el rey sacó el cuenco de su estuche, su decepción fue enorme. El artesano había pegado los trozos de porcelana con una resina mezclada con oro. Se veía perfectamente por dónde se había roto.

 

Aquellas venas doradas que lo recorrían le iban a recordar siempre el día en que el príncipe Juan lo rompió.

El rey mandó que fueran de nuevo en busca del ceramista. Necesitaba que le explicase por qué había hecho aquello en vez de arreglar la porcelana hasta conseguir que no quedase ninguna huella del desperfecto, como le había encargado.

Al volver, sus emisarios traían el cuenco exactamente igual, con aquella reparación dorada, y una carta para el rey:

REY.www.milesdetextos.com

“Majestad –Empezaba la misiva–, lamento profundamente que no haya sabido valorar la belleza del Kintsugui, que es como se llama el arte de la reparación que conserva la magia de la rotura. En la vida, hasta las cosas que suceden y no nos gustan, se pueden utilizar para mejorar. Todo tiene su propia belleza. Un objeto sólo se puede romper del mismo modo una sola vez. Esa rotura es un momento irrepetible. Como también es único el hecho de ver comer a un hijo por primera vez o el instante en que da sus primeros pasos. Debería valorar la rotura de la taza y mi reparación como una fortuna. Fabriqué diez tacitas exactamente iguales a la suya, que están repartidas por el mundo.

Todas están en manos de los hombres más poderosos del planeta y son obras de arte. Pero la suya, Majestad, es la única en la que ha comido el príncipe Juan. Y, ahora, ese pequeño objeto no podría confundirse con ningún otro. Es distinto a cualquiera que yo pueda fabricar. Espero que aprenda a valorarlo”.

El rey comprendió las palabras del artesano y por primera vez miró la taza con otros ojos.

Seguía siendo muy bonita, tal vez más, con esos brillos de oro.

Ahora sí que era la tacita del príncipe Juan, ¡y era un objeto único!

 

Como lectura asociada, encontraremos en “Moraleja para adultos” una reflexión sobre inteligencia emocional, relacionada con este cuento, para analizar cómo podemos ayudar a los niños con este cuento.

En “Reflexionamos juntos” unas preguntas, relativas al texto, para ayudar a los niños a profundizar en él según su propia experiencia.

Leer mas

Mamá, ¿te quieres casar conmigo?

Mamá, ¿te quieres casar conmigo?

Esta mañana, camino del colegio, Javi me ha hecho un par de preguntas que me han dejado loca ;-)

Íbamos de la mano. Nos aproximábamos a la puerta del cole:

-          Mami, ¿nos casamos? –me preguntó sin venir a cuento.

-          ¿Tú y yo? –contesté noqueada.

-          Sí –me dijo convencidísimo.

-          Verás… Las mamás no se casan con sus hijos, ¿sabes? –Intenté salir como pude de aquella.

-          ¿Y con Hugo? ¿Puedo casarme con Hugo?

-          Pues… Si quieres… Si quisieras hacer eso, podrías casarte con Hugo –Estaba perpleja–. Pero lo más habitual es casarse con una niña. Luego así, ella será una mamá y tú un papá.

 

Que inspiradora esta imagen de www.viaboda.com

Que inspiradora esta imagen de www.viaboda.com

Aquella respuesta puso fin a su curiosidad. Su interés había desaparecido de pronto.Como si la conversación que tanto me había sorprendido no hubiese existido nunca, cambió bruscamente de tema:

-          ¡Cuántos coches!

Y con esa frase me dio el tema por zanjado.

La mayoría de las veces que nuestros hijos nos preguntan algo, contestamos sin entender bien qué esconde realmente su pregunta. Cuando llegué a casa, estuve dándole vueltas a por qué me habría preguntado aquello y qué significaba.

 

Me he tenido que sacudir todos mis prejuicios de adulta para comprender que mi hijo me estaba preguntando sobre el amor. Los niños nos piden ayuda constantemente para entender sus sentimientos, para poner etiquetas a lo que sienten. Si, por ejemplo, cuando están enfadaos les reconocemos el sentimiento, les estamos ayudando. Con nuestra frase “Comprendo que estás enfadado, Javi, pero no se puede pegar patadas a los juguetes” les ayudamos a entender sus emociones y ese es el primer paso para manejarlas y controlarlas.

Poco a poco tengo que ir ayudándole a entender lo que siente y, también, las miles de formas distintas que adopta el amor y sus expresiones: el amor propio (aprender a aceptarse y cuidarse), el amor altruista hacia los demás, el amor filial (ese amor que sintió al caminar de mi mano) y el fraternal (hacia sus abuelos, sus primitos…) pero también sobre la amistad y el amor de pareja. Aún está lejos el día en que tenga que explicarle este último y hablarle de los amores platónicos, los sexuales, o de las tristezas que provocan los amores no correspondidos ;-)

De momento, voy a apuntar en mi calendario particular de recuerdos imborrables el día de hoy: El día que Javi reconoció el amor como un sentimiento muy grande que merecía un compromiso… ¡de boda!

Leer mas

Enamoradas de la Comunicación

Enamoradas de la Comunicación

 

Somos “cuentistas” y amamos la comunicación: crear mensajes y hacerlos volar.
Por fin hemos hecho tangible nuestro sueño: ya podemos presentaros la nueva web de MILES DE TEXTOS COMUNICACIÓN. Nos hace mucha ilusión invitaros a visitarla: www.milesdetextoscomunicacion.com 

 

Miles de Textos Comunicación

Miles de textos Comunicación es una agencia, gabinete de prensa especializada en belleza, salud, bienestar, fitness y estilo de vida; y también en educación, literatura infantil y crianza.

Aunque son sectores muy diferentes, nos sentimos especialmente cómodas trabajando en ellos. Y también en otros campos como la hostelería, la gastronomía,  la moda…

No conocemos límites!

Creamos mensajes y diseñamos contenidos originales, eficaces y de calidad,  que despiertan, sorprenden y enganchan a quienes los reciben.

púzle de la comunicación web

Comunicamos, diseñamos, difundimos, y nos convertimos en el nexo de unión entre los negocios y los medios.
Asesoramos a nuestros clientes para mejorar su imagen de marca y les ayudamos a llegar donde se propongan.
Gestionamos redes sociales, organizamos presentaciones, ruedas de prensa y todo tipo de eventos.

¿Qué quieres contar? ¡Cuenta con nosotros! 

Leer mas

Niños y teléfonos móviles

Niños y teléfonos móviles

 

Antes los niños venían con un pan debajo del brazo y tal vez llegue el día en que nazcan con un teléfono móvil.

De momento, y hasta que eso suceda, nos piden que les regalemos uno cuando todavía nos parecen demasiado pequeños para usarlo.

 

 

Nos resistimos, peleamos… y terminamos cediendo ante sus súplicas para que puedan pertenecer a ese grupo de “elegidos” que disfrutan de una tecnología que nos parece inadecuada a determinadas edades. Nos convencemos de que el invento nos aportará otras ventajas como, por ejemplo, la tranquilidad de poder localizarles en cualquier momento; aún a sabiendas de que nos acarreará también muchos quebraderos de cabeza.

 

niños y movil

 

Mis hijos ya son mayores y siempre han hecho un uso responsable de los móviles. Ni facturas descontroladas, ni sobresaltos (si exceptuamos, claro, la sorpresa de sacar un móvil muy limpio de la lavadora).

A la hora de permitir que mis hijos asuman una nueva responsabilidad, trato de no dar más libertad de la que pueden manejar son seguridad y se la ofrezco poco a poco, según voy constatando que efectivamente estaban preparados para manejarla. Tenemos que tener en cuenta que si ponemos a su disposición un móvil en el que no hay un límite de gasto… es más probable que nos llevemos un disgusto que si trabamos su consumo en nuestro contrato con la compañía para ir concediéndoles paulatinamente más autonomía.

Por eso, tal vez estaría bien que, cuando comprásemos el primer móvil para un niño, le explicásemos y mantuviésemos un decálogo de uso similar a este. Yo sinceramente no lo utilicé, ni lo uso ahora, y me peleo para que suelten los móviles a la hora de comer.

Teléfono movil.  www-milesdetextos.com

1.- El teléfono es mío, te lo dejo. Serás responsable con el consumo. Si se pierde, o estropea, te ocuparás de los costes de sustitución o reparación. Si llegase el caso, ya decidiremos cómo puedes hacerlo.

2.- Conoceré siempre la contraseña.  Por supuesto, no la utilizaré sin hablarlo antes contigo. Igual que puedo entrar en tu cuarto cuando quiero y siempre llamo a la puerta antes de hacerlo.

3.- El teléfono tiene horario. Permanecerá apagado desde las 8: 30 de la tarde hasta las 8:30 del día siguiente. Si alguien quiere algo de ti fuera de ese horario deberá llamar al teléfono fijo de casa.

4.- No lo llevarás al colegio y pactaremos su uso en el caso de excursiones o actividades extraescolares.

5.- Serás responsable con la tecnología. No dirás algo que no te atreverías a decir cara a cara, ni compartirás con tus amigos lo que no verías en presencia de sus padres. Atenderás tus llamadas y mensajes con educación. Nada de insultos bajo ningún concepto.

6.- Lo apagarás, o silenciarás, cuando estés con alguien que requiera tu atención.

7.- Tendrás cuidado con los vídeos y las fotos. Cuantas menos imágenes tuyas haya en la Red, más seguro estarás. Vivir la vida, y disfrutarla, es mucho más importante que conseguir una buena foto.

8.- Buscarás solamente la información que compartirías abiertamente conmigo. No entrarás en ninguna página que no verías estando a mi lado.

9.- Tratarás de descubrir la magia de la desconexión, de que nadie sepa dónde fuiste o qué hiciste. Comprendo la importancia de pertenecer a un grupo y de tener amigos pero aprende a valorar tu privacidad. Siempre es más atractivo lo que no se conoce del todo. Date a valer, guarda lo mejor para ti y no dudes en decírselo a todos los que te pregunten por qué no compartiste fotos de tu fin de semana.

10.- Utilizarás Internet para ampliar tus horizontes y tus conocimientos. Trata de convertir la tecnología en tu aliada, que te sirva para acercar todo aquello que sea interesante: lecturas, música juegos…

Lo he llamado el decálogo utópico porque, con sinceridad, ¿no os costaría a vosotros seguir estas normas? ;-)  ¡A mí sí!!!!! Utilizo el móvil a horas inadecuadas, no siempre desconecto cuando debo… En fin, estoy muy, muy, lejos del ideal.

¡Suerte a todos en la dura tarea de poner puertas al campo!

 

Leer mas

Aprender copiando

Aprender copiando

 

Los niños aprenden copiando, imitando nuestras conductas. Repiten nuestras palabras, nuestros gestos y nuestros actos.

Todo lo que les decimos es importante, pero aún lo es más lo que nos ven hacer día a día. Evitemos los actos que no deseemos ver repetidos; gritos, palabrotas, malos gestos o caras…

 

Los rituales diarios: Higiene, orden, etc., supondrán mucho más en su aprendizaje que aquello que les repitamos que deben hacer.

Si nos ven leer… leerán. Si nos ven limpiar y les implicamos en las tareas… serán más cuidadosos con el orden y la limpieza. Y nuestros intereses… se convertirán en sus intereses.

Aprenden imitando. www.milesdetextos.com

Es nuestra responsabilidad ser el mejor ejemplo posible: un modelo que trate de equilibrar la seguridad y la prudencia para no transmitirles nuestros miedos.

Ánimo! Educar es una de las tareas más bonitas (y difíciles ;-)

Leer mas