La nariz… final de la historia

La nariz… final de la historia

Hemos conseguido 20 likes en Facebook y, tal y como os prometimos, terminamos la historia:

Paco no entendió que me echase a llorar, de pronto y como una loca.

Bajo un sol limpio de primavera descubrí una plantita mínima y no pude evitarlo. Asomaba tímida en el rincón en el que había jugado con mis hijos durante el invierno.

La nariz.Miles de textos - para blog

Ese año habíamos hecho un muñeco de nieve gigante. Le colocamos el chaleco de mi marido, la bufanda vieja de María y un sombrero de paja que rondaba por el trastero.

Mi hijo le puso de nombre «Pepón» y cada día le saludaba camino del colegio. Había sido el encargado de trazar su sonrisa con un palo.

Cuando empezó el deshielo… y Pepón se moría, mi hijo se ponía muy serio al cruzar el parque. Se le llenaban los ojos de lágrimas. Nunca me dijo nada. Yo a él tampoco. Ante lo triste, cuando es inevitable, basta con ser una buena compañía, es mucho mejor bálsamo que cualquier intento de consuelo. Yo le tomaba de la manita y caminaba despacito también.

No contaba con los milagros de mayo.

Estaba deseando volver a casa, decirle a Miguel que Pepón estaba vivo y que en el parque había una plantita que salía de la zanahoria que pusimos en la nariz.

¡Pero cualquiera se lo explicaba a Paco!

Además han publicado nuestra historia en la Revista digital Playa de Ákaba en la sección Ojos de Cuentista Azul. ¡Estamos muy contentas!

La nariz.Miles de textos

 


men�ame meneame

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

* Copy This Password *

* Type Or Paste Password Here *

3.611 Spam Comments Blocked so far by Spam Free Wordpress

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>