La luz en la oscuridad – Una enfermera con una vida de cuento

La luz en la oscuridad – Una enfermera con una vida de cuento

 

¡Qué poco sé y cuántas mujeres admirables permanecen, para muchas personas, en el anonimato! Así he saludado la mañana de martes, maravillada por una figura de la enfermería.

“Bicheando” en Internet me he encontrado con Florencia Nigthingale, una inglesa que nació en el Gran Ducado de la Toscana un 12 de mayo de 1820, durante un viaje.

Por esa casualidad, su padre le dio el nombre del lugar en el que vio por primera vez una luz que, al hacerse mayor, regalaría a raudales a los que tuvieron la suerte de conocerla.

Integrante de una familia adinerada, pronto mostró su interés por las matemáticas, la literatura, o la música… Todo llamaba su atención y se dedicó a profundizar en distintos temas de estudio hasta encontrar su auténtico objetivo. Con sólo diecisiete años visitaba las casas de los más desfavorecidos y comprendió que deseaba dedicarse a la enfermería.

Su familia trató de oponerse a esa decisión por las restricciones sociales victorianas. Dicha profesión se consideraba destinada a las clases trabajadoras. Pero la vocación de Florencia era inquebrantable. Terminó convenciendo a su padre para que la inscribiese en los mejores colegios y recorrió centros de distintos países, como Egipto o Alemania, para poder formarse.

Día Internacional de la Enfermería.. wwww.milesdetextos.com..

Cuando estalló la guerra de Crimea cristalizó su necesidad de ayudar a los demás y se ofreció como voluntaria para ayudar a los heridos. Preparó a casi cuarenta enfermeras y empezó a trabajar con una entrega y una dedicación que forjaron la leyenda de “La dama de la lámpara”.

Florencia solía realizar rondas nocturnas con un candil en la mano para aliviar el sufrimiento de los soldados heridos que, con sólo ver la luz acercarse, se liberaban de su angustia.

Buho. www.milesdetextos.com.. He leído que llevaba un búho amaestrado en uno de sus bolsillos, pero puede que eso forme parte de la leyenda que acompaña su figura. Ya en vida, Florencia Nightingale obtuvo un amplio reconocimiento que no buscaba: The Times alabó su labor en un editorial, tenía miles de admiradores, se le concedieron premios, se emitieron billetes con su imagen… y los poetas escribían sobre ella.

Estos son dos extractos del poema más conocido (H.W. Longfellow):

quote-a-lady-with-a-lamp-shall-stand-in-the-great-history-of-the-land-a-noble-type-of-good-heroic-henry-wadsworth-longfellow-248018

Y lentamente, como en un sueño de felicidad,

el paciente mudo se vuelve a besar su sombra,

proyectada en las obscuras paredes.”

Incansable luchadora, recogió fondos para distintos hospitales e inauguró, el 9 de julio de 1860, la prestigiosa Escuela de Entrenamiento Nightingale (Nightingale Training School) en el hospital Saint Thomas de Londres. Con razón se la considera la madre de la enfermería moderna. El fundador de la Cruz Roja la reconocía como una inspiración. Todo su trabajo estaba destinado a mejorar las condiciones de atención a los enfermos. Y sus conocimientos de matemáticas la ayudaron a plasmar con estadísticas la importancia de la atención sanitaria de calidad, hecho fundamental para conseguir que se escuchase su voz y se atendiesen sus recomendaciones.

1280px-Nightingale-mortality

Florencia Nightingale fue una pionera en el uso de representaciones visuales de la información (infografía). Se le atribuye la creación de un tipo de diagrama conocido en la actualidad como diagrama de área polar, o como diagrama de la rosa de Nightingale.

 

Fue la primera mujer miembro de la Royal Statiscical Society y miembro de honor de la Asociación de Estadística Americana.

Cuenta con una amplísima obra escrita sobre enfermería, hospitales y diferentes ensayos (“The Collected Works of Florence Nightingale”).

He descubierto la historia de Florencia Nigthingale esta mañana por casualidad… y me he quedado deslumbrada por su luz, como si llevase de nuevo un candil para alumbrar mi incultura.

Ha sido inevitable escribir este post y aprovecharlo para reconocer su labor a todos los profesionales de la enfermería, agradeciéndoles su dedicación y esfuerzo.

Hoy, podemos aún escuchar su voz registrada en el fonógrafo de Edison.

Todo un descubrimiento que me ha llevado muy lejos:

 


men�ame meneame

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

* Copy This Password *

* Type Or Paste Password Here *

3.589 Spam Comments Blocked so far by Spam Free Wordpress

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>