Hoy es el Día Mundial dedicado a la Felicidad

Hoy es el Día Mundial dedicado a la Felicidad

Naciones Unidas conmemora, el 20 de marzo de cada año, LA FELICIDAD (como “Objetivo humano fundamental”). Se decidió a iniciativa de Bután, un pequeño reino en el Himalaya de casi dos millones de habitantes que ha sustituido el conocido Producto Interior Bruto (índice económico con el que se mide el desarrollo de una nación) por el índice de Felicidad Interior Bruta (un parámetro basado en la filosofía budista que cuenta con diversos indicadores: entre ellos, el bienestar psicológico, el uso del tiempo libre y la vitalidad comunitaria).

La resolución de la ONU reconoce, además, “la necesidad de que se aplique al crecimiento económico un enfoque más equitativo y equilibrado, que promueva el desarrollo sostenible y la erradicación de la pobreza; así como la felicidad y el bienestar de todos los pueblos”.

Según la filosofía butanesa ;-) “En cuanto el dinero pierde importancia, deja de ser la medida de todas las cosas y la gente es más feliz”.

A pesar de la conmemoración, no es tarea fácil definir la palabra “Felicidad”.

Según la Real Academia Española de la Lengua

       felicidad.  (Del lat. felicĭtas, -ātis).

1. f. Estado de grata satisfacción espiritual y física.

Y resulta muy complicado explicar en qué consiste y qué provoca ese estado de ánimo.

En general, cuando hablamos de felicidad, como estado, nos referimos a que el balance entre lo que nos complace y nos disgusta tiene un resultado positivo.

No estamos hablando necesariamente de tener éxito en la vida, entendamos lo que entendamos por tener éxito (ya que eso dependerá de la escala de valores de cada uno).

Normalmente, es decir, de acuerdo con la concepción del mundo predominante, nos referimos a tener y saber mantener relaciones humanas, en sus distintos modos de trato y de intimidad, al mismo tiempo que somos capaces de desarrollar y disfrutar de nuestras posibilidades apoyándonos en una conducta ética que nos permita mantener una situación económica estable.

Sin embargo, desdichadamente, las oportunidades no son iguales para todos. En muchos lugares no se tienen cubiertas ni las necesidades más básicas e, incluso en esa situación de absoluta injusticia, descubrimos personas cuyo balance vital es un estado de felicidad.

De esa idea podría deducirse que existe una mayor relación entre satisfacción personal por los propios logros y felicidad, que entre sensación de “tenerlo todo” y felicidad; o que la felicidad es la capacidad de sentir alegría y extenderla a otros en la confianza de que la vida tiene sentido y propósito.

Y si afirmamos que esta reflexión tiene peso… deberíamos concluir que es importante enseñar a los hijos que la felicidad pasa por alcanzar nuestras metas, desde las más elementales y materiales, hasta las más trascendentes y espirituales.

Han de entender que lograr tales objetivos pasa por desearlos ardientemente y saber que, para acercarnos a aquello que buscamos, el único vehículo es el esfuerzo. Y lo que es más importante, que ese esfuerzo… también es un ingrediente de la felicidad. Comprobar que estamos haciendo las cosas bien, que somos capaces.

A tal fin es necesario que los padres tengamos una actitud positiva apoyada en un orden de valores que nos permita orientar a nuestros hijos hacia:

-         El reconocimiento y desarrollo de sus capacidades, aficiones e intereses.

-         La combinación racional, y  realista, entre ilusiones y expectativas.

-         La profundización del sentido de la vida desde los valores humanos.

¿Suena complicado?

Pues aún lo es más: los niños y los adolescentes no ven la realidad del mismo modo que nosotros. Debemos ponernos en su lugar para entender sus miedos y preocupaciones… y comprender que sus motivaciones también pueden ser distintas de las nuestras. Casi ningún niño es capaz de ver en el éxito profesional del mañana una buena razón para estudiar hoy. Hemos de darles metas cercanas y comprensibles, porque su experiencia sobre la felicidad marcará su desarrollo posterior.

No seamos comedidos en la expresión de nuestra alegría. La felicidad es un estado que se contagia y una valoración que se aprende a hacer desde la experiencia. Y, aunque nuestra posición económica nos permita hacer lo contrario, obliguémosles a esforzarse para conseguir lo que desean porque el valor subjetivo de las cosas descansa en lo que verdaderamente las deseamos y la felicidad… en la sensación de estar consiguiendo lo que se desea.

Hoy es el Día Mundial dedicado a la Felicidad.

Nuestro granito de arena para apoyar el nacimiento de esta festividad.


men�ame meneame

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

* Copy This Password *

* Type Or Paste Password Here *

3.588 Spam Comments Blocked so far by Spam Free Wordpress

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>