El regalo de las hadas

El regalo de las hadas

Cuando nace una niña, o un niño, en el País de las Hadas se fabrica sin descanso polvo de hadas.

Durante todo el día y toda la noche las hadas mezclan sus distintos poderes para fabricar la poción milagrosa que proteja el niñ@ recién nacido.

Cuando está lista… la meten en un botecito de cristal que cierran con un corcho y lo preparan para hacerlo llegar al mundo real.

 frasco azul

Las personas mayores no pueden ver a las hadas, sólo los niñ@s son capaces de percibir el regalo que les hacen al nacer. Y volando, después de dejar un besito en sus mejillas, se esconden  bajo  sus cunas hasta que, poco a poco, todas las personas de la familia se acercan a conocer al recién nacido. Ellas esperan muy escondiditas para descubrir a cuál de todas las personas que van a ver al pequeñ@ le hace más ilusión tomarlo entre sus brazos.

Cuando contemplan la sonrisa de la verdadera ilusión en una de las bocas, vuelan por encima de la cabeza de esa persona y derraman el polvo de hadas para convertirl@s en had@s madrin@s… o padrin@s, guardianes de la felicidad de esos niños.

en la rueda001

 Así fue cuando nació Arlet. Las hadas eligieron a su tieta Meritxell para que compartiera todas las cosas que iban a ser especiales en la vida de la niña y para que la cuidara como un tesoro.

A las dos les encanta pasar tiempo juntas, elegir ropa preciosa, hablar de princesas, leer cuentos… o estar con Joan y jugar.

Cuando nacieron Miriam, Noelia y Ainhoa… las hadas derramaron su polvo mágico de un color tan brillante y amarillo como el del sol sobre su tía Isabel;frasco amarillo

frasco rojo

y cuando nació Ceci… repartieron el polvo de hadas rojo de los corazones, sobre sus tías Patricia y Ana.

Y allí donde nace un niño o una niña… las hadas preparan una visita y eligen un representante suyo en la tierra. Pero no se lo digáis a nadie.

Sólo hay una persona mayor que conoce el secreto de las hadas. Se llama Esperanza y es un “Hada padrina”.

                                                                 Pero ese es otro cuento…

                                                                        Otro día… os lo cuento ;o)

 

Como lectura asociada encontraremos, siguiendo este enlace: “Moraleja para adultos”, una reflexión sobre inteligencia emocional relacionada con este cuento, para analizar cómo podemos estimular en los niños esta capacidad.

En el enlace: “Reflexionamos juntos” hallaremos unas preguntas relativas al texto con las que ayudar a los niños a profundizar en él según su propia experiencia.


men�ame meneame

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

* Copy This Password *

* Type Or Paste Password Here *

3.724 Spam Comments Blocked so far by Spam Free Wordpress

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>