La tacita del príncipe Juan

La tacita del príncipe Juan

Cuenta la leyenda que había un rey completamente obsesionado con el arte y la belleza. Encargaba que le trajeran de todos los rincones del globo las piezas más extraordinarias. Con el tiempo, su colección se convirtió en una de las maravillas del mundo.

De entre todas los objetos que atesoraba, su favorito era un cuenco de porcelana en el que bebía siempre. Lo había cocido un artesano de China que había dedicado la vida entera a descubrir el secreto de los esmaltes.

La pieza era fina y suave como la seda, los colores que adornaban su filo eran brillantes como un día de sol y tenía unos adornos de oro que hacían las veces de asas. El rey cuidaba aquel objeto como su mayor tesoro.

Cuando nació el príncipe Juan el rey decidió que, en cuanto su hijo dejase de mamar, el pequeño sólo comería y bebería en ese recipiente. Y el día en que el pequeño cumplió su primer año, el rey se dispuso a disfrutar del espectáculo de verle comer en su cuenco por primera vez.

Estaba casi acabando la comida cuando, en un descuido, el pequeño le dio un manotazo al cuenco que estalló contra el suelo. Se había roto en unos cuantos pedazos. El pequeño no se asustó, pero el rey no podía controlar su disgusto y se puso a chillar desaforadamente. El príncipe, que no entendía nada, se reía a carcajadas mientras su padre mandaba recoger con cuidado todas las piezas y buscar al hombre que lo había fabricado para que lo arreglase.

Taza MDT-www.milesdetextos.com

El día que sus emisarios regresaron del largo viaje y el rey sacó el cuenco de su estuche, su decepción fue enorme. El artesano había pegado los trozos de porcelana con una resina mezclada con oro. Se veía perfectamente por dónde se había roto.

 

Aquellas venas doradas que lo recorrían le iban a recordar siempre el día en que el príncipe Juan lo rompió.

El rey mandó que fueran de nuevo en busca del ceramista. Necesitaba que le explicase por qué había hecho aquello en vez de arreglar la porcelana hasta conseguir que no quedase ninguna huella del desperfecto, como le había encargado.

Al volver, sus emisarios traían el cuenco exactamente igual, con aquella reparación dorada, y una carta para el rey:

REY.www.milesdetextos.com

“Majestad –Empezaba la misiva–, lamento profundamente que no haya sabido valorar la belleza del Kintsugui, que es como se llama el arte de la reparación que conserva la magia de la rotura. En la vida, hasta las cosas que suceden y no nos gustan, se pueden utilizar para mejorar. Todo tiene su propia belleza. Un objeto sólo se puede romper del mismo modo una sola vez. Esa rotura es un momento irrepetible. Como también es único el hecho de ver comer a un hijo por primera vez o el instante en que da sus primeros pasos. Debería valorar la rotura de la taza y mi reparación como una fortuna. Fabriqué diez tacitas exactamente iguales a la suya, que están repartidas por el mundo.

Todas están en manos de los hombres más poderosos del planeta y son obras de arte. Pero la suya, Majestad, es la única en la que ha comido el príncipe Juan. Y, ahora, ese pequeño objeto no podría confundirse con ningún otro. Es distinto a cualquiera que yo pueda fabricar. Espero que aprenda a valorarlo”.

El rey comprendió las palabras del artesano y por primera vez miró la taza con otros ojos.

Seguía siendo muy bonita, tal vez más, con esos brillos de oro.

Ahora sí que era la tacita del príncipe Juan, ¡y era un objeto único!

 

Como lectura asociada, encontraremos en “Moraleja para adultos” una reflexión sobre inteligencia emocional, relacionada con este cuento, para analizar cómo podemos ayudar a los niños con este cuento.

En “Reflexionamos juntos” unas preguntas, relativas al texto, para ayudar a los niños a profundizar en él según su propia experiencia.

Leer mas

LA CUENTACUENTOS

LA CUENTACUENTOS

Marcela se levantó temprano confiando en que iba a hacer un día precioso, soleado y luminoso. Sin embargo, el sol se había levantado perezoso. No quería destaparse de las nubes y hacía un poco de frío. Aún así, animosa, Marcela eligió su camisa blanca, su falda verde, su gorro rosa fucsia y su pañuelo de flores. Era el atuendo que más le gustaba para trabajar en la calle. Las mangas de la camisa le permitían libertad de movimientos y el chaleco le abrigaba bastante.

Cuando llegó a la plaza en donde solía trabajar, la encontró desierta.

Contrariada, abrió su maleta, preparó sus títeres y se dispuso a esperar hasta que llegasen los niños.

Marcela era cuentacuentos. En su maleta vivían la Princesa Azul y el Bello Durmiente, el Mago Milindrín, la Bruja Piruja, el Patito Precioso y otros animales; muchos muñecos que deseaban ser los elegidos cada mañana y salir del baúl para crear, de la mano de su dueña, la magia de los cuentos.

Con sus personajes, Marcela daba vida a cientos de historias distintas y entretenía a los niños.  Sabía cuentos para bebés e historias para niños grandes. Los distraía a todos, aunque ya hubiesen cumplido noventa años o más.

Pero aquella fría mañana la plaza estaba vacía.

No había nadie.

Esperó.

Nada.

Silencio y soledad.

Cuando ya iba a marcharse, vio acercarse a una niña.

-          ¿Me puedo sentar a ver lo que haces? – preguntó.

Y Marcela, que ya había decidido irse, sacó de nuevo los títeres y empezó a contarle el cuento de amor entre la Princesa Azul y el Príncipe Durmiente.

Cuenta cuentos... www.milesdetextos.com

 

No tenía muchas ganas pero, al ver la cara de ilusión con que la niña escuchaba su historia, se fue animando. Cuando, en el cuento que iba narrando, la Bruja Piruja  lanzó un encantamiento al Bello para acabar con el amor de la Princesa, la niña dio un grito.

-          No te asustes. – pidió la cuentacuentos – El Mago Milindrín los salvará y el amor terminará triunfando.

Y así, poco a poco, la cuentacuentos también se fue metiendo en la historia.

Sin darse cuenta habían entrado por la puerta de la imaginación y habían visitado el castillo de la Princesa, el nicho donde dormía el príncipe y el bosque donde la princesa Azul  sacó de su letargo al Bello Durmiente con un beso.

img_venus3

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Cuando el cuento acabó, las dos volvían de un paseo por la fantasía tan emocionante que se sentían cansadas.

La cuentacuentos, por costumbre, tiró su gorra al suelo.

Solía hacerlo así para que la gente que escuchaba sus historias, agradecida por el rato que acababa de pasar, le pagase su trabajo.

La niña se quedó mirando la gorra.

-          No tengo dinero – reconoció – Quería verte actuar porque, de mayor… quiero ser cuentacuentos. ¡Una cuentacuentos tan buena como tú!

Y Marcela recordó los muñecos que preparaba de pequeña, cómo entretenía a sus hermanas con sus primeras historias y lo que le había costado que en su casa comprendieran que ser una cuentacuentos era lo que más deseaba en el mundo.

-          Perdona, es la costumbre – se avergonzó –  ¡Tú no necesitas pagar nada! ¡Serás la mejor cuentacuentos! Me has hecho un regalo: decirme que querrías ser como yo y devolverme la ilusión por trabajar, que esta mañana la había perdido. ¿Tienes frío?

-          Un poco – reconoció la pequeña.

-          Ven, busquemos a tus padres – contestó señalando la cafetería que estaba enfrente – Te invito a tomar un chocolate bien caliente.

Desde ese día, la niña iba a ver a Marcela siempre que podía y la cuentacuentos pudo comprobar que, cuando la niña estaba en la plaza, nunca hacía frío.

Como lectura asociada, encontraremos en “Moraleja para papás” una reflexión sobre inteligencia emocional, relacionada con este cuento, para analizar cómo podemos estimular en los niños esta capacidad.

En “Reflexionemos juntos unas preguntas, relativas al texto, para ayudar a los niños a profundizar en él según su propia experiencia

 

Leer mas

Dos Reinos, Dos Coronas

Dos Reinos, Dos Coronas

 

Hace unos días publicábamos unas pautas para facilitar que los niños puedan entender la separación de sus padres (para recordarlo pincha AQUÍ) y os anunciábamos el lanzamiento de un cuento que hemos diseñado para ayudaros en este proceso: “Dos reinos, dos coronas”.

 

 

La historia de amor y desamor de los príncipes de dos reinos muy distintos, el reino de Masallá y el de Masacá, en donde el príncipe Plácido y la princesa Valentina se enamoraron nada más conocerse. Poco les importaron sus diferencias, decidieron unificar sus reinos para ser muy felices y comer muchas perdices hasta que un día… apareció el desamor.

Dos Reinos Dos Coronas-www.milesdetextos.com

En sus hijos, los infantes Amparo y Cándido, encontrarán los príncipes la razón para limar sus diferencias y establecer nuevas formas de relación y convivencia.

Un paralelismo con las situaciones de separación o divorcio en la vida real que nos harán reflexionar sobre lo realmente importante.

Una historia sobre amores que empiezan y terminan y sobre el amor que no acaba nunca:

EL QUE LOS PADRES, CASADOS O NO, SIENTEN POR SUS HIJOS.

Más de 40 páginas con las maravillosas ilustraciones de nuestra ilustradora, Isabel Osma, que seguro os cautivarán.

Si queréis haceros con un ejemplar o personalizar este título con los personajes y demás detalles de vuestra historia escribidnos a comunicación@milesdetextos.com

 

Leer mas

Separación y divorcio, ¿cómo actuar con los niños? “Dos reinos, dos coronas”

Separación y divorcio, ¿cómo actuar con los niños?  “Dos reinos, dos coronas”

El número de separaciones y divorcios en los últimos años ha ido en aumento. Raro es  encontrar una familia en la que no haya una separación en alguna de sus ramas.

Las estadísticas arrojan cifras de entre el 40 y 50 % de las uniones que terminan en separación o divorcio.

La mayoría de estas parejas tienen hijos.

La ruptura de estos vínculos puede producir un impacto emocional en los niños, independientemente de la edad que tengan. Obviamente, la reacción de cada niño ante las situaciones que este hecho conlleva dependerá de su nivel de desarrollo, de su personalidad y temperamento, así como de sus propias necesidades.

Es crucial atenuar las consecuencias y facilitar su comprensión de la nueva situación. Nadie mejor que los propios padres para ayudar a los niños. Aunque en determinadas ocasiones puede resultar interesante buscar asesoramiento profesional.

 separacion

Para conseguirlo…

-          Es vital la comunicación, tanto entre padres, como la de cada uno con sus hijos.

-          Observar a los niños y escuchar todo lo que tengan que decir al respecto.

-          Ofrecerles explicaciones haciéndoles  ver que ellos no son los culpables de nada y que no son los responsables de solucionar ésta situación.

-         Debemos evitar hablar mal del otro padre y, por supuesto, no pedir a los niños que tomen partido por ninguno de los dos. Hay que impedir que presencien las discusiones.

De igual modo resulta básico tener paciencia, todos deben habituarse a la nueva situación. Mientras se consigue, hay que mantener los límites razonables en la educación y procurar que no se vean demasiado alteradas las rutinas de los niños.

 divorcio

Los padres han de buscar momentos de relax para compartir con los niños y encontrar con regularidad tiempo agradable que aprovechar en actividades lúdicas con cada niño. Les ayudará a comprender que las cosas poco a poco vuelven a la normalidad.

“Un buen divorcio es preferible a un mal matrimonio”

Para ofreceros una herramienta con la que ayudar a los niños a comprenderlo, hemos escrito e ilustrado “Dos reinos, dos coronas”: La historia de amor y desamor de los príncipes de dos reinos muy distintos, el reino de Masallá y el de Masacá, en donde el príncipe Plácido y la princesa Valentina que se enamoraron nada más conocerse. Poco les importaron sus diferencias, decidieron unificar sus reinos para ser muy felices y comer muchas perdices hasta que un día… apareció en desamor.

Una historia sobre amores que empiezan y terminan y sobre el amor que no acaba nunca:

EL QUE LOS PADRES, CASADOS O NO, SIENTEN POR SUS HIJOS

Leer mas

ME VOY AL COLE DE MAYORES

ME VOY AL COLE DE MAYORES

Qué mes más bonito y más complicado es el mes de junio.  Las fiestas de los coles y la entrega de notas… se juntan con los festivales y conciertos de las actividades extraescolares.

Para nosotrotr@s es un mes de mucho trabajo. Desde nuestro proyecto de HUELLAS DEL COLE estamos entregando ahora los Cuentos personalizados que hemos elaborado a la medida de cada clase, para recordar el curso, a los profes, los compañeros y todo lo aprendido. Es un mes en el que se cierran muchos ciclos.

LOGO huellas del cole

Los niños de tercero, en el primer ciclo de infantil, se gradúan para pasar al “Cole de mayores”. Y este cambio a veces preocupa a los papás que no saben si su peque se adaptará igual de bien en un Centro más grande, con más niños, nuevos profesores…

Para estos casos, desde Milesdetextos os recomendamos nuestro cuento “ME VOY AL COLE DE MAYORES”, que hemos elaborado junto con Las Escuelas Infantiles Projardin. Con el texto del cuento podemos ayudarles a prepararse para ese cambio.Me voy al cole de mayoresEn las últimas hojas, como en todos nuestros cuentos de la colección “SOY ASÍ DE GRANDE”, encontraréis unas pautas con una orientación para las familias para que podáis facilitar su adaptación al nuevo centro escolar.

Podéis adquirir un ejemplar desde nuestra tienda online pinchando AQUÍ

Esperamos que os sea de gran ayuda y nos encantará que podáis compartir con nosotros vuestra experiencia en la adaptación al cole de vuestros hijos.

Leer mas

SIN PAÑAL, ESTOY GENIAL!!

SIN PAÑAL, ESTOY GENIAL!!

Creemos que es el momento y que nuestro bebé está preparado. Se acerca una época de calor. Sin duda… ¡es el momento perfecto para comenzar a retirar el pañal!

Llevar a cabo este proceso de manera correcta requiere tiempo y constancia.

Cada niño tiene su ritmo, debemos respetarlo mientras les animamos a alcanzar este nuevo paso en su autonomía e independencia.

Es fundamental que no les reprendamos, ni castiguemos, si se produce algún escape.

 

Desde Miles de Textos, junto con el equipo de Psicólogas de las Escuelas Infantiles Projardin, hemos diseñado un Cuento: SIN PAÑAL… ¡ESTOY GENIAL! (de nuestra Colección “Soy así de grande”), para ayudar a los padres a la hora de afrontar esta nueva etapa de desarrollo.

portadanormal con medallas plateadas

Lo podéis adquirir y podemos además personalizarlo para vosotros, escribiéndonos un mail a comunicacion@milesdetextos.com … o directamente en cualquiera de las Escuelas Projardin.

imagen enlace tienda

Este título, como todos los de la colección, está especialmente diseñado para ayudar a los niños a reconocer las situaciones que van a vivir y a valorar el proceso como uno más de sus aprendizajes.

Al final del cuento encontraréis unas pautas sobre el control de esfínteres para que os sea más sencillo saber cómo ayudarles en el proceso. Además, un refuerzo (medalla) para premiar los logros delos niños cuando hacen pis o caca en su orinal.

 pañal 2

Estamos seguros de que, con la ayuda de este Cuento, conseguiréis que vuestros niños aprendan rápidamente a prescindir del pañal.

Os esperamos en el siguiente escalón del pódium de su aprendizaje… ¡con Miles de Cuentos!!

Leer mas